La alegría como causa de enfermedad

El exceso de alegría
Este término debería interpretarse de manera amplia. Obviamente, la alegría en sí no es una causa de enfermedad. 

De hecho, en el capítulo 19 de las Preguntas sencillas dice: 

«La alegría hace que la Mente esté relajada y tranquila,
beneficia al Ying Qi y al Wei Qi, y hace que el Qi
 se relaje y vaya más lento»

Y en el capítulo 2: 

«El Corazón... controla la Alegría,
la Alegría daña el Corazón, 
el Miedo contrarresta la Alegría»

 En el capítulo 8 del Eje espiritual se afirma:

«Un exceso de alegría dispersa la Mente fuera de su residencia»


Lo que se entiende aquí por «alegría» como causa de enfermedad no es obviamente un estado saludable de felicidad, sino un estado de deseo y de excitación excesivo que puede dañar el Corazón.

Esto les puede suceder a aquellos que viven en un estado de constante estímulo mental (por muy placentero que sea), o de excitación excesiva; en otras palabras, aquellos que «viven al límite».

Este estilo de vida conduce a una sobreestimulación del Corazón que, con el paso del tiempo, puede generar un Fuego de Corazón o un Calor por insuficiencia de Corazón, dependiendo del síndrome subyacente.

El deseo exacerbado representa una importante faceta de la «alegría» que agita el Fuego Ministerial y que acaba por sobreestimular a la Mente.

La alegría, en el sentido amplio antes explicado, agranda el Corazón y conduce a una estimulación excesiva de dicho órgano; tras un cierto tiempo, pueden aparecer síntomas y signos relacionados con el Corazón que quizá no encajen con los típicos síndromes de Corazón.

Las manifestaciones principales serían palpitaciones, sobreexcitabilidad, insomnio, inquietud, verborrea y rojez en la punta de la lengua. El pulso sería generalmente lento y ligeramente desbordante, pero vacío en la posición frontal izquierda. 

La alegría también puede ser causa de enfermedad si es repentina, como al recibir buenas noticias de manera inesperada, por ejemplo. En estas situaciones, la «alegría» es semejante al shock. Fei Bo Xiong (1800-1879), en Medical Collection from Four Families from Meng
He, dice: 

«La alegría daña el Corazón [...] [provoca]
que el Yang Qi flote y que los vasos sanguíneos 
se abran y se dilaten demasiado»

Cuando se produce una alegría y una excitación repentina, el Corazón se dilata y se ralentiza, y el pulso se vuelve Lento y ligeramente Desbordante. 

Para entender esto, podemos pensar en una situación que ocurre con bastante frecuencia, en la cual se desencadena una migraña a causa de una excitación repentina surgida tras recibir buenas nuevas

Otro ejemplo de alegría como causa de enfermedad sería un ataque repentino de risa que desencadena un ataque al corazón; este ejemplo confirmaría la relación existente entre el Corazón y la alegría.

Por último, es posible hacerse una idea de la alegría como una emoción de sobreexcitación en niños, para quienes una excitación excesiva suele acabar en llanto.